lunes, diciembre 01, 2008

Gacetilla Iguana (29-11-08)

Iguanones.

Despues de algunas postergaciones y redefiniciones de último momento pudimos darnos el gusto de reeditar la travesía TANTI - TALA CAÑADA, que desde el 2006 no se realizaba.

La dureza del recorrido, pero a la vez su belleza; la camaradería de los Chiessa que nos esperan con los brazos abiertos cada vez que vamos; el asadito del sabado a la noche; el compañerismo; los momentos compartidos; hicieron de esta salida un clásico Iguana.

El sábado a la mañana nos encontramos en la Shell camino a Carlos Paz: Alejandro (Turco) Hitt - Andres (Miche) Michelazzo - Pablo (Dosis) Dosso - Jose (Pelo) Rins - Hector (Tito) Coria - Mario (Indio) Caceres y Yo.

Partimos en 3 autos rumbo a Tanti, dejamos 2 de los autos en la "Posada del Bosque" y comenzamos el pedaleo a eso de las 10:00 horas.

El vehículo de apoyo era la Kangoo del Turco que era conducida por quien estuviera cansado, lo que permitia alternar su manejo.

Fuimos recorriendo los primero 30kms que nos separan del río Yuspe a muy buen ritmo, mientras nos acercabamos veíamos que el cielo se oscurecía y la tormenta no nos iba a dejar pasar.

Mojados entramos al Parador de "Hugo" donde estaba previsto almorzar. Unos salames de la colonia con quesito y pan casero fue el menú elegido (y único) hasta tanto la tormenta pasase.

Alentados por los consejos de un parroquiano (que dijo que la tormenta habia pasado) nos largamos de nuevo al camino, con la segunda muda de ropa, para pedalear los 45kms restantes.

Ni bien hicimos unos 300 metros volvío la tormenta con mas fuerza aún. Lo que sucedio los siguientes 2 o 3 kms fue de película: el viento y el agua que castigaba de costado no nos dejaban avanzar, es mas, nos tiraba de un lado a otro del camino según la dirección del viento.

Agotados, totalmente mojados y casi congelados decidimos regresar a lo de "Hugo" para ver si esta "tormenta perfecta" paraba y decidir si seguiamos o nos volvíamos.

Cafe con leche para entrar en calor y el parador transformado en una toldería (ropa colgada por todos lados), hasta tanto la tormenta pase.

Recien a las 17:00 horas empezó a despejarse y tras un concilio iguana decidimos continuar.

Llegamos como pudimos a Tala Cañada y allí estaba el anfitrion y su flia esperandonos.

El asado de la noche fue apoteotico, nos comimos todo, nos tomamos todo y nos dormimos todo...

El domingo a la mañana nos fuimos levantando sin apuro, tomamos el desayuno y emprendimos el operativo retorno.

En total fueron 150kms los recorridos en los 2 días.

Una mención especial para el Guille Chiessa y flia y para cada uno de los amigos que participaron de esta travesía, ya que demostraron solidaridad, compañerismo y ... en definitiva "Espíritu Iguana".

Algunas fotos...

4 comentarios:

Tigger dijo...

ESTARIA BUENO Q DEJEN ALGUN COMENTARIO EN ESTE ESPACIO... ES PARA ESO...
YO SOLO PUEDO DECIR Q FUE UNA SALIDA CON TODOS LOS CONDIMENTOS, ESOS Q LA HACEN INOLVIDABLE.

Jose Rins dijo...

Espectacular!!! Cumplí un sueño. Gracias a los Chiessa por su enorme hospitalidad, a Tigger por incluirme en esto y al Tu(e)rco especialmente por hacerme ver las cosas de otro modo. Le dejo el relato al poeta/profeta de Hitt.

José Pelo Rins

Anónimo dijo...

Los condimentos inolvidables fueron los del Turco en el asado.... En lo particular le agradezco a cada uno el dejarme compartir esta experiencia que sin duda con buenas y malas siempre dejan esos recuerdos que no se borran.- Un abrazo .-

TITO

Indio dijo...

Que feliz se me hace la vida con Jack