martes, abril 03, 2007

Gacetilla Iguana (31-03-07)

Salidas como estas son las que hacen de este grupo lo que es...un grupo solidario, que sale a disfrutar del ciclismo y de la naturaleza, en compañía de amigos y compañeros ocasionales en un ambiente de respeto y camaradería.

El sábado pasado, y luego de varios días de intensas lluvias, amaneció limpio y con una temperatura más que agradable. A eso de las 6:30 hs, y tal como habíamos quedado, nos juntamos en IBS: Gringo - Pablo - Gallego - Tucho - Quique - Darío - Fabio y Yo, en total 8 bikers.

Partimos en 3 autos rumbo a La Cumbre donde llegamos a eso de 8:30 hs.
Hasta que pusimos en condiciones las bicis y alistamos todo lo necesario para el recorrido, comenzamos a pedalear a las 9:20 hs.
El recorrido es el tradicional de Río Pinto (sin el cruce por el pinar), así que nos dirijimos hacía el mirador de Cichi Corral donde comienza el adrenalínico descenso hasta el Río Pinto.
Una vez reagrupados a orillas del río, nos dimos con la sorpresa de que el Gallego había tenido un aterrizaje poco tradicional en el vado y se había limado "literalmente" una gamba por lo que sangraba bastante. Practicamos una limpieza muy rudimentaria (a falta de elementos vitales, como: gasa, alcohol, agua oxigenada y rifocina).
Continuamos la marcha pasando la Iglesia, la Escuelita, y una serie de tranqueras que nos iban llevando hacía el desvío a Quilpo.
Previo al desvío, Tucho mordió el polvo en un montículo de tierra hecho por las maquinas que estan reparando el camino, por lo que quedó bastante dolorido de la costilla izquierda.
Se vino el vado de Quilpo (intransitable) por lo que debimos cruzarlo a pié ya que traía mucha a gua y el estado del vado es deplorable. Superado el último vado comenzó la trepada que lleva el mismo nombre de río y que a esta altura se torna en un obstáculo importante.
Todos treparon de forma espectacular, cada uno a su ritmo pero sin pausa llegamos a la cima. El tema que estabamos en el Km 42 y faltaban 30 kms para llegar a destino, así que embalamos en ese tedioso falso llano que lleva a la ruta a San Marcos.
Sobre la ruta comenzamos a seguir las marcas, las que nos volvieron a meter en un camino de tierra por + o - 10 kms más que nos dejó finalmente en San Marcos Sierras, luego de 72 largos kilómetros.

Allí comenzó lo mejor. El almuerzo tardío: unas pastas que parecían las más ricas del mundo, mezcla de hambre y cansancio, el heladito de postre frente a la Plaza principal y la vuelta a La Cumbre en una trafic de caja corta, en la que entramos 8 bicis y sus respectivos dueños (un acto digno de un contorcionista).

Terminamos llegando a La Cumbre como a las 18:00 hs., algunos se volvieron de inmediato y otros nos quedamos a saborear un café con leche con scones (mis favoritos).

Como para terminar les quiero agradecer a todos el buen sábado vivido, lo que me renueva las fuerzas para seguir participando de la organización de estas salidas semanales.

Slds.

1 comentario:

José Rins dijo...

Lamento haberme perdido semejante travesía, aunque como saben ya me anoté para el 29 de abril.
¿Alguno piensa repetir? Cuento con Dossis y el Gallego, espero que no mariconee con su herida